José, no temas

HOMILÍA IV DOMINGO ADVIENTO

Mt 1, 18-24

Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto.

Mientras pensaba en esto, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados».

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por el Profeta:

La Virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán el nombre de Emanuel, que traducido significa: «Dios con nosotros».

Al despertar, José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa, y sin que hubieran hecho vida en común, ella dio a luz un hijo, y él le puso el nombre de Jesús.

ESCUCHAR AUDIO HOMILÍA:

AUDIO


 

Dios con nosotros

Adviento IV A

Mt 1, 18-24

Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto.

Mientras pensaba en esto, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados».

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por el Profeta:

La Virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán el nombre de Emanuel, que traducido significa: «Dios con nosotros».

Al despertar, José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa, y sin que hubieran hecho vida en común, ella dio a luz un hijo, y él le puso el nombre de Jesús.


Hace tres semanas, en el primer domingo de Adviento escuchamos la pregunta de Dios “¿dónde estás?” Él quiere saber dónde estamos porque quiere estar con nosotros. En el segundo domingo contemplamos a María recibiendo la visita del ángel que le dice “alégrate”, “no temas”; y escuchamos que el ángel le decía porqué ella debe alegrarse y no temer: porque Dios está cerca, “el Señor está contigo”. Una vez más se nos habla de la proximidad de ese Dios que está constantemente viniendo a nuestro encuentro. En el domingo siguiente veíamos a Juan el Bautista desconcertado y sin comprender al Maestro: “¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?” Jesús le hace ver los signos que ya están delante de él, si mira esos signos descubre la proximidad de Dios. Juan debe cambiar su manera de mirar para descubrir la presencia del Salvador.

Cada uno de los textos de este Adviento nos habla de maneras diferentes de un Dios cercano que viene a nosotros y que debemos aprender a descubrir en los signos que nos rodean. Continuar leyendo «Dios con nosotros»

El hombre más grande

Adviento III A

Mt 11, 2-11

Juan el Bautista oyó hablar en la cárcel de las obras de Cristo, y mandó a dos de sus discípulos para preguntarle: «¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?».

Jesús les respondió: «Vayan a contar a Juan lo que ustedes oyen y ven: los ciegos ven y los paralíticos caminan; los leprosos son purificados y los sordos oyen; los muertos resucitan y la Buena Noticia es anunciada a los pobres. ¡Y feliz aquel para quien yo no sea motivo de tropiezo!».

Mientras los enviados de Juan se retiraban, Jesús empezó a hablar de él a la multitud, diciendo: ¿Qué fueron a ver al desierto? ¿Una caña agitada por el viento? ¿Qué fueron a ver? ¿Un hombre vestido con refinamiento? Los que se visten de esa manera viven en los palacios de los reyes. ¿Qué fueron a ver entonces? ¿Un profeta? Les aseguro que sí, y más que un profeta. Él es aquel de quien está escrito:

Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él.


 

El evangelio, en varios momentos, nos muestra personajes sacudidos por una fuerte tormenta. Uno de ellos es Juan el Bautista cuando está preso y a punto de morir. Juan está desconcertado. La magnitud de su dolor y confusión es evidente en la pregunta que le envía al Señor a través de unos mensajeros: ¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro? El hombre más grande nacido de mujer ¡está dudando!

Aquél que había “saltado de gozo” en el seno de su madre Isabel ante la proximidad de Jesús, se encuentra ahora en la soledad de la cárcel, ve aproximarse el final de su vida y no comprende al Maestro. Parece que nada de lo prometido se cumple, todo está a punto de terminar en un fracaso. Los enemigos de Israel son cada vez más poderosos y Jesús no está actuando como él esperaba. Realmente ¿era ése el que tenía que venir?

Jesús no le manda decir: «Tranquilo, yo soy el Mesías». Esa respuesta era inútil para alguien que estaba confuso, no eliminaba la duda, sólo la trasladaba a una nueva pregunta: “¿Dirá la verdad cuando dice que es el Mesías?”. El Maestro utiliza otra forma de respuesta y dice a los enviados: «Vayan a contar a Juan lo que han visto y oído: los ciegos ven, los paralíticos caminan, los leprosos son purificados y los sordos oyen, los muertos resucitan, la Buena Noticia es anunciada a los pobres”. ¿Por qué responde así?

Jesús sabía que Juan conocía perfectamente los signos que acompañarían la llegada del Mesías, y entonces le muestra que eso está ocurriendo y deja que él en su corazón diga: «Sí, éste es el que debía venir». No le dice: “Hay que tener fe”; lo ayuda a creer, a recorrer un camino interior que le permite descubrir en sí mismo una respuesta. Así hace con nosotros. Nos muestra signos y deja que, mirando esos signos, encontremos en nuestro corazón una respuesta y digamos como Juan, desde lo más hondo de nosotros mismos: «Sí, es él».

También Juan debe convertirse, cambiar su manera de mirar la realidad, de mirar al Señor y de mirarse a sí mismo. Para recibir al Señor que viene en la Navidad algo tenemos que cambiar en nuestra vida. Pero no hay nada que temer, esos cambios son portadores de una nueva vida.


 

¿Cómo puede ser eso?

Adviento II A

Lc 1, 26-38

En el sexto mes, el Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María.

El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo». Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo.

Pero el Ángel le dijo: «No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin».

María dijo al Ángel: «¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?». El Ángel le respondió: «El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios».

María dijo entonces: «Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho». Y el Ángel se alejó.


En el segundo domingo de Adviento este año celebramos la fiesta de la Inmaculada Concepción. La liturgia nos invita a dirigir nuestra mirada hacia María Santísima.

El relato de Lucas nos recuerda el momento en el que Dios viene al encuentro de María, y en ella, al encuentro de toda la humanidad. En la figura del ángel se nos presenta al Señor que se acerca y sus primeras palabras son una exclamación de alegría: “¡Alégrate!”; e inmediatamente después el enviado de Dios pronuncia unas palabras que Jesús repetirá una y otra vez a lo largo de su vida: “¡no temas!”. El motivo de la alegría y de la ausencia de temor es el mismo, la proximidad de Dios: “el Señor está contigo”. Continuar leyendo «¿Cómo puede ser eso?»

Estén preparados

Adviento I A

Mt 24, 37-44

Cuando venga el Hijo del hombre, sucederá como en tiempos de Noé. En los días que precedieron al diluvio, la gente comía, bebía y se casaba, hasta que Noé entró en el arca; y no sospechaban nada, hasta que llegó el diluvio y los arrastró a todos. Los mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre. De dos hombres que estén en el campo, uno será llevado y el otro dejado. De dos mujeres que estén moliendo, una será llevada y la otra dejada.

Estén prevenidos, porque ustedes no saben qué día vendrá su Señor. Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, velaría y no dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora menos pensada.


¿Qué quieren decir estas advertencias? ¿Acaso Jesús quiere asustarnos? En muchas ocasiones el Señor nos dice que no debemos tener miedo así que no es posible que esa sea su intención.

La comparación que se hace con los tiempos de Noé nos puede ofrecer alguna pista para responder. En el texto se dice que antes del diluvio “no sospechaban nada”, estaban pensando en otra cosa, estaban distraídos. Sin forzar demasiado la comparación podemos comparar esa descripción con algo muy actual: estamos sumergidos en la “cultura del entretenimiento”. No solo es un fenómeno relacionado con los medios de comunicación sino que la misma manera de convivir se ha convertido en algo parecido a un permanente zapping. No solo cambiamos de canales con el control remoto, también cambiamos de temas de conversación, de opiniones, de amigos, de ideas, de parejas, de creencias. La vida misma se ha convertido para muchos en un zapping interminable y agotador. El resultado es una superficialidad agobiante que, paradójicamente, suele llevar a todo tipo de adicciones; y también a una angustia que enferma y en ocasiones mata.

Continuar leyendo «Estén preparados»