Ellos se preguntaban qué significaría…

Seis días después, Jesús tomó a Pedro, Santiago y Juan, y los llevó a ellos solos a un monte elevado. Allí se transfiguró en presencia de ellos. Sus vestiduras se volvieron resplandecientes, tan blancas como nadie en el mundo podría blanquearlas. Y se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Pedro dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Hagamos tres carpas, una para ti, otra para Moisés y… Leer más »Ellos se preguntaban qué significaría…

Convertirse y creer

En seguida el Espíritu lo llevó al desierto, donde estuvo cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivía entre las fieras, y los ángeles lo servían. Después que Juan fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo: «El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia». Marcos 1,12-15 “Conviértanse y crean” dice Jesús. Durante… Leer más »Convertirse y creer

Cierra la puerta y ora a tu Padre

Jesús dijo a sus discípulos: Tengan cuidado de no practicar su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos: de lo contrario, no recibirán ninguna recompensa del Padre que está en el cielo. Por lo tanto, cuando des limosna, no lo vayas pregonando delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. Les aseguro que ellos ya… Leer más »Cierra la puerta y ora a tu Padre

Puedes limpiarme

Se acercó a Jesús un leproso para pedirle ayuda y, cayendo de rodillas, le dijo: «Si quieres, puedes purificarme». Jesús, conmovido, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Lo quiero, queda purificado». En seguida la lepra desapareció y quedó purificado. Jesús lo despidió, advirtiéndole severamente: «No le digas nada a nadie, pero ve a presentarte al sacerdote y entrega por tu purificación la ofrenda que ordenó Moisés, para que les… Leer más »Puedes limpiarme

Se ocultó

Jesús salió de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron de inmediato. El se acercó, la tomó de la mano y la hizo levantar. Entonces ella no tuvo más fiebre y se puso a servirlos. Al atardecer, después de ponerse el sol, le llevaron a todos los enfermos y endemoniados, y la ciudad… Leer más »Se ocultó

El zoom nuestro de cada día

«La comunicación afecta lo más profundo del ser humano. De alguna forma ‘somos comunicación’: desde los primeros instantes de la vida hasta los últimos momentos, desde el seno materno hasta la agonía final…» LEER MÁS    

Aprender a no conducir

Hemos nacido en una cultura que nos enseñó la importancia de tener “todo bajo control”, en sociedades en las que el éxito dependía de nuestra capacidad para organizarnos, en comunidades fundadas en torno a horarios, agendas, ritmos que se repiten y que aseguran llegar a buen puerto. ¿Cómo sobrevivir sin esas salvadoras y orientadoras rutinas? LEER MÁS