Nuevamente Misa con todos

En nuestra parroquia del Señor de los Milagros, en Morón, he celebrado la misa en este quinto domingo de cuaresma, solo y con todos.

Recordemos que Jesús no nos abandona, no está en cuarentena, está con nosotros, está a nuestro lado, está en nuestro corazón.

Se puede participar de la misa de muchas manera por la televisión y las redes. Lo más importante es que el Señor no sólo está en los sacramentos, está en nuestro corazón y nos habla, nos consuela y nos da su paz en todo momento.

Para estar un poco más cerca de todos y para sentirlos más cerca, les comparto el audio de esta celebración eucarística solitaria y comunitaria a la vez:


 

Francisco muestra el camino

Visitando a la Virgen Salus Populi Romani, protectora de Roma y peregrinando hacia la Iglesia de San Marcello al Corso, para arrodillarse ante el Cristo milagroso, Francisco nos muestra el camino a recorrer en estos tiempos de incertidumbre. ¿Presenciamos una invitación a volver a viejas tradiciones que nos retrotraen a aquella época en la que la magia y las supersticiones reemplazaban la ciencia? ¿Se trata de retornar a los tiempos previos a la modernidad y las transformaciones sociales y culturales? ¿Volvemos a la Edad Media?

LEER MÁS


Anunciación del Señor

Página-1-700x450Lucas 1,26-38

El Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María. El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo». Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo. Pero el Ángel le dijo: «No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin». María dijo al Ángel: «¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?». El Ángel le respondió: «El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios». María dijo entonces: «Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho». Y el Ángel se alejó.


 

Intentemos hoy encontrarnos con María Santísima tal como la presenta el evangelista San Lucas. Olvidemos por un momento otras imágenes de María. Olvidemos las estampitas, los altares, los cánticos, las procesiones. Miremos a esa jovencita de Nazaret. Es casi una niña y tiene una confianza sin límites en Dios. ¿Qué vemos? Seguramente en esa imagen vamos a encontrar la luz que nos permita celebrar esta fiesta de la Anunciación en medio de tanto desconcierto y temor que nos causa la pandemia que estamos viviendo.

Lo primero que nos muestra San Lucas es una joven “desconcertada” y una joven que “se preguntaba”. Su fe en Dios no elimina ni los desconciertos ni las preguntas. Lo que tenemos ante nosotros no se parece nada a esa seguridad rígida de aquellos hombres y mujeres a quienes la fe parece haberles eliminado la sensibilidad y el corazón, de aquellos que se aferran con tanta fuerza a sus convicciones que no pueden permitirse ninguna sombra, ninguna lágrima, ninguna pregunta. Nos hace bien ver a María desconcertada y con preguntas parecidas a las nuestras. Luego vemos a María que ya no “se pregunta” sino que le pregunta al ángel “¿cómo puede ser eso?” La “llena de gracia” no sabe, no sabe como puede ser eso, no entiende y pregunta. Quizás por eso ella es nuestro refugio, el refugio de los que no sabemos y nos preguntamos. Quizás por eso en estos momentos podemos recurrir a ella en nuestras oraciones para compartir con ella nuestros desconciertos y temores. La fe no elimina las preguntas.

Finalmente María responde: “hágase en mí”, sí, amén. No sabe y se pregunta pero confía. Para ella la fe no elimina las dudas, es más, se alimenta de ellas, a cada duda no responde con respuestas que se formulan en una frase sino con una confianza que se expresa en un sí, en un amén, “hágase”. Su actitud está muy lejos de la actitud de aquellos para quienes la fe es un faro que elimina la oscuridad de la noche. María no cree como los predicadores entusiastas sino como las abuelas y los abuelos, las madres y los padres, junto al niño enfermo: orando como se puede mientras se dice “¿Cómo puede ser eso?”.

Más adelante Lucas narra la visita a Isabel que le dice “¡feliz de ti que has creído!”, el nacimiento en el pesebre, la llegada de los pastores, las palabras de Simeón “una espada te atravesará el corazón”, y finalmente el niño perdido y encontrado en el Templo. En todos esos momentos ¿Qué hace María? “guardaba esas cosas en su corazón”. “Esas cosas” eran los acontecimientos de su vida. Para ella lo que le ocurría no eran “cosas que pasaban” sino “cosas que guardaba”, que meditaba en su corazón. Eso es la fe. Más que una fingida e inquebrantable seguridad una tierna respuesta de amor: sí, amén. Por eso su “espíritu se estremece de gozo en Dios”, “porque él miró con bondad la pequeñez de su servidora”.

Guardemos en nuestro corazón estas “cosas” que estamos viviendo y no permitamos que “pasen” digamos que SÍ, a lo que sea, como María.


 

¿Ciegos?

DOMINGO IV CUARESMA A

 

CuraciónCiegoArkabasJuan 9,1-41.

Jesús, al pasar, vio a un hombre ciego de nacimiento. Sus discípulos le preguntaron: «Maestro, ¿quién ha pecado, él o sus padres, para que haya nacido ciego?». «Ni él ni sus padres han pecado, respondió Jesús; nació así para que se manifiesten en él las obras de Dios. Debemos trabajar en las obras de aquel que me envió, mientras es de día; llega la noche, cuando nadie puede trabajar. Mientras estoy en el mundo, soy la luz del mundo».

Después que dijo esto, escupió en la tierra, hizo barro con la saliva y lo puso sobre los ojos del ciego, diciéndole: «Ve a lavarte a la piscina de Siloé», que significa «Enviado». El ciego fue, se lavó y, al regresar, ya veía.

Los vecinos y los que antes lo habían visto mendigar, se preguntaban: «¿No es este el que se sentaba a pedir limosna?».

Unos opinaban: «Es el mismo». «No, respondían otros, es uno que se le parece». El decía: «Soy realmente yo».

Ellos le dijeron: «¿Cómo se te han abierto los ojos?». El respondió: «Ese hombre que se llama Jesús hizo barro, lo puso sobre mis ojos y me dijo: ‘Ve a lavarte a Siloé’. Yo fui, me lavé y vi». Ellos le preguntaron: «¿Dónde está?». El respondió: «No lo sé».

El que había sido ciego fue llevado ante los fariseos. Era sábado cuando Jesús hizo barro y le abrió los ojos. Los fariseos, a su vez, le preguntaron cómo había llegado a ver. El les respondió: «Me puso barro sobre los ojos, me lavé y veo». Algunos fariseos decían: «Ese hombre no viene de Dios, porque no observa el sábado». Otros replicaban: «¿Cómo un pecador puede hacer semejantes signos?». Y se produjo una división entre ellos.

Entonces dijeron nuevamente al ciego: «Y tú, ¿qué dices del que te abrió los ojos?». El hombre respondió: «Es un profeta».

Sin embargo, los judíos no querían creer que ese hombre había sido ciego y que había llegado a ver, hasta que llamaron a sus padres y les preguntaron: «¿Es este el hijo de ustedes, el que dicen que nació ciego? ¿Cómo es que ahora ve?». Sus padres respondieron: «Sabemos que es nuestro hijo y que nació ciego, pero cómo es que ahora ve y quién le abrió los ojos, no lo sabemos. Pregúntenle a él: tiene edad para responder por su cuenta». Sus padres dijeron esto por temor a los judíos, que ya se habían puesto de acuerdo para excluir de la sinagoga al que reconociera a Jesús como Mesías. Por esta razón dijeron: «Tiene bastante edad, pregúntenle a él».

Los judíos llamaron por segunda vez al que había sido ciego y le dijeron: «Glorifica a Dios. Nosotros sabemos que ese hombre es un pecador». «Yo no sé si es un pecador, respondió; lo que sé es que antes yo era ciego y ahora veo». Ellos le preguntaron: «¿Qué te ha hecho? ¿Cómo te abrió los ojos?». El les respondió: «Ya se lo dije y ustedes no me han escuchado. ¿Por qué quieren oírlo de nuevo? ¿También ustedes quieren hacerse discípulos suyos?». Ellos lo injuriaron y le dijeron: «¡Tú serás discípulo de ese hombre; nosotros somos discípulos de Moisés! Sabemos que Dios habló a Moisés, pero no sabemos de donde es este». El hombre les respondió: «Esto es lo asombroso: que ustedes no sepan de dónde es, a pesar de que me ha abierto los ojos. Sabemos que Dios no escucha a los pecadores, pero sí al que lo honra y cumple su voluntad. Nunca se oyó decir que alguien haya abierto los ojos a un ciego de nacimiento. Si este hombre no viniera de Dios, no podría hacer nada». Ellos le respondieron: «Tú naciste lleno de pecado, y ¿quieres darnos lecciones?». Y lo echaron.

Jesús se enteró de que lo habían echado y, al encontrarlo, le preguntó: «¿Crees en el Hijo del hombre?». El respondió: «¿Quién es, Señor, para que crea en él?». Jesús le dijo: «Tú lo has visto: es el que te está hablando». Entonces él exclamó: «Creo, Señor», y se postró ante él. Después Jesús agregó: «He venido a este mundo para un juicio: Para que vean los que no ven y queden ciegos los que ven».

Los fariseos que estaban con él oyeron esto y le dijeron: «¿Acaso también nosotros somos ciegos?». Jesús les respondió: «Si ustedes fueran ciegos, no tendrían pecado, pero como dicen: ‘Vemos’, su pecado permanece».


 

Puso barro sobre sus ojos y el hombre vio. A partir de ese momento su vida cambia por completo porque él ya no es el mismo. Ahora puede ver y eso sin duda tiene muchas ventajas, pero también aparecen las dificultades y son dificultades muy importantes y dolorosas. Los que lo rodean ya no saben cómo tratarlo, se modifican todos sus vínculos, las autoridades religiosas lo expulsan de la comunidad y sus padres se desentienden de él. Se ha convertido en alguien molesto para todos.

Los que antes veían ahora no pueden ver y le echan la culpa al que antes era ciego. A partir del momento en el que el ciego comienza a ver se trastorna la vida de la comunidad, todos están desconcertados, nadie confía en lo que ven sus ojos. «He venido a este mundo para un juicio: para que vean los que no ven y queden ciegos los que ven», dice el Maestro.

Contemplamos esta escena dos mil años después en un momento en el que encerrados en nuestras casas comenzamos a ver todo de una manera diferente. Repentinamente dejamos de ser ciegos y contemplamos perplejos que el mundo que nos rodea no era como pensábamos. No somos dioses. Somos frágiles, asombrosamente frágiles. Conmovedoramente frágiles.

¿Será una mala noticia o será el momento de empezar a construir una nueva manera de relacionarnos? ¿será una mala noticia o será el tiempo de aceptar que ya lo sabíamos pero no lo queríamos reconocer? Intentamos desesperadamente erigir un mundo de super héroes en el que la muerte y el sufrimiento eran algo de lo que había que huir, en lo que no había que pensar; un mundo sin esfuerzo y sin problemas en el que no fuera necesario renunciar a nada para tenerlo todo; un mundo con derechos y sin obligaciones; un mundo en el que la pobreza y el dolor fueran una enfermedad pasajera. Pero nos quitamos el barro de los ojos y pudimos ver: la felicidad no es una playa en una isla en el Caribe. El mundo no es así. Es mucho mejor que eso.

El ciego del relato evangélico debe enfrentarse con quienes no están dispuestos a cambiar su manera de ver las cosas. Prefieren expulsarlo de la comunidad antes que aceptar lo que él les dice. Ellos lo consideran un pecador por haber nacido ciego y no pueden comprender lo que ocurre porque además Jesús lo había curado un sábado. La situación no entra dentro de sus esquemas pero no están dispuestos a cambiar. La actitud de estos personajes nos recuerdan a muchos que en nuestro tiempo tampoco quieren cambiar sus maneras de pensar aunque lo que se les presente sea mucho mejor que lo que ellos consideran.

Los momentos que vivimos son una oportunidad para abrir nuestras cabezas y corazones y dejar entrar en ellos la Buena Noticia de Jesús. A muchos les cuesta creer en ella justamente por ser una noticia tan buena, pero se puede ver el mundo y la vida de otra manera, se puede vivir como nos propone Jesús. Estamos invitados a aprovechar esta oportunidad para dejar crecer en nuestro corazón la fe y la confianza en Dios. Todos podemos hacerlo, todos tenemos la capacidad de rezar y de dejarnos llevar por ese rincón de nuestro corazón que nos anima a creer en Dios y a confiar en él. Quizás, a fuerza de vivir en este mundo de ciegos que creen ver, nos hemos acostumbrado a desconfiar de esa voz interior que nos invita a confiar, quizás pensamos que es demasiado fácil, que es cosa de niños, pero es al revés, esa es la verdadera respuesta, la confianza en Dios es nuestra fuerza.

Dejemos que el Señor cure nuestra ceguera para ser así capaces de vivir compartiendo nuestras fragilidades y cuidándonos unos a otros en el amor.


 

¿Cómo puede ser?

«En nuestros países acostumbrados a “los riesgos calculados”, “las expectativas razonables”, “los presupuestos transparentes”, “las agendas organizadas” repentinamente irrumpió “lo imposible” y nos encontramos tan perplejos como María ante el Ángel»


LEER MÁS


“Dame de beber” en tiempos de miedos

Imagen 1Juan 4,5-42.

Jesús llegó a una ciudad de Samaría llamada Sicar, cerca de las tierras que Jacob había dado a su hijo José.
Allí se encuentra el pozo de Jacob. Jesús, fatigado del camino, se había sentado junto al pozo. Era la hora del mediodía.
Una mujer de Samaría fue a sacar agua, y Jesús le dijo: «Dame de beber».
Sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar alimentos.
La samaritana le respondió: «¡Cómo! ¿Tú, que eres judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?». Los judíos, en efecto, no se trataban con los samaritanos.
Jesús le respondió: «Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: ‘Dame de beber’, tú misma se lo hubieras pedido, y él te habría dado agua viva».
«Señor, le dijo ella, no tienes nada para sacar el agua y el pozo es profundo. ¿De dónde sacas esa agua viva? ¿Eres acaso más grande que nuestro padre Jacob, que nos ha dado este pozo, donde él bebió, lo mismo que sus hijos y sus animales?».
Jesús le respondió: «El que beba de esta agua tendrá nuevamente sed,
pero el que beba del agua que yo le daré, nunca más volverá a tener sed. El agua que yo le daré se convertirá en él en manantial que brotará hasta la Vida eterna».
«Señor, le dijo la mujer, dame de esa agua para que no tenga más sed y no necesite venir hasta aquí a sacarla».
Jesús le respondió: «Ve, llama a tu marido y vuelve aquí». La mujer respondió: «No tengo marido». Jesús continuó: «Tienes razón al decir que no tienes marido,
porque has tenido cinco y el que ahora tienes no es tu marido; en eso has dicho la verdad».
La mujer le dijo: «Señor, veo que eres un profeta.
Nuestros padres adoraron en esta montaña, y ustedes dicen que es en Jerusalén donde se debe adorar». Jesús le respondió: «Créeme, mujer, llega la hora en que ni en esta montaña ni en Jerusalén se adorará al Padre.
Ustedes adoran lo que no conocen; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. Pero la hora se acerca, y ya ha llegado, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque esos son los adoradores que quiere el Padre. Dios es espíritu, y los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad».
La mujer le dijo: «Yo sé que el Mesías, llamado Cristo, debe venir. Cuando él venga, nos anunciará todo».
Jesús le respondió: «Soy yo, el que habla contigo».
En ese momento llegaron sus discípulos y quedaron sorprendidos al verlo hablar con una mujer. Sin embargo, ninguno le preguntó: «¿Qué quieres de ella?» o «¿Por qué hablas con ella?».
La mujer, dejando allí su cántaro, corrió a la ciudad y dijo a la gente:
«Vengan a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que hice. ¿No será el Mesías?».
Salieron entonces de la ciudad y fueron a su encuentro.
Mientras tanto, los discípulos le insistían a Jesús, diciendo: «Come, Maestro».
Pero él les dijo: «Yo tengo para comer un alimento que ustedes no conocen».
Los discípulos se preguntaban entre sí: «¿Alguien le habrá traído de comer?».
Jesús les respondió: «Mi comida es hacer la voluntad de aquel que me envió y llevar a cabo su obra.
Muchos samaritanos de esta ciudad habían creído en él por la palabra de la mujer, que atestiguaba: «Me ha dicho todo lo que hice».
Por eso, cuando los samaritanos se acercaron a Jesús, le rogaban que se quedara con ellos, y él permaneció allí dos días.
Muchos más creyeron en él, a causa de su palabra.
Y decían a la mujer: «Ya no creemos por lo que tú has dicho; nosotros mismos lo hemos oído y sabemos que él es verdaderamente el Salvador del mundo».


De aquella extranjera junto al pozo de Jacob solo sabemos que era “una samaritana”, su nombre quedó en el olvido, pero su diálogo con Jesús nunca se olvidará. Todo el relato está cargado de símbolos que pueden iluminar este doloroso momento de nuestras vidas.

Dame de beber”, pide Jesús bajo el sol abrasador del mediodía. El Maestro se presenta necesitando algo esencial para la vida: agua. Nosotros, en nuestro mundo saturado de objetos prescindibles repentinamente nos encontramos necesitados de lo más esencial: la salud, la seguridad, la fuerza para no dejarnos llevar por el miedo.

Dame de beber”, dame de tu agua. ¿Cuál es nuestra agua en estos momentos? ¿qué es lo que nos da vida? La samaritana, que solo buscaba el agua de un pozo, descubre que lo que verdaderamente le da vida es encontrarse con alguien que verdaderamente la conoce, que sabe cuál es su sed más profunda.

Jesús mira en profundidad, mira el corazón, no se deja llevar por las apariencias. El Señor hoy nos dice que conoce nuestros corazones inquietos y angustiados. Nos invita a pedir esa agua llena de vida que se convierte en manantial y si le pedimos esa agua escucharemos lo mismo que la samaritana: “soy yo, el que habla contigo”. Él es el agua. Él es el manantial. Él es el único que puede calmar nuestros temores.

La samaritana no se paraliza, no se encierra en sí misma, corre al pueblo a comunicar su encuentro con Jesús. El anuncio que ella hace no es la proclamación de una certeza sino de una duda, una duda que nace de haberse sentido escuchada, aceptada, reconocida de verdad, no despreciada ni dejada de lado; de haber sentido que alguien ¡por fin! realmente había accedido al secreto de su corazón lleno de temor y tantas veces desamparado.

«Vengan a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que hice. ¿no será el Mesías?». No es el anuncio seguro y solemne de los discípulos: «¡Hemos encontrado al Mesías!». Es una pregunta que expresa una duda y una esperanza, ¿será? Pero la sola pregunta ya es algo inmenso, es una enorme ventana que se abre hacia una vida nueva.

“No teman” dice Jesús muchas veces, y nos dice porqué no hay que temer: porque él nos conoce y está cerca nuestro. Nada puede separarnos de su amor.


 

 

La Buena Noticia

1578347021869-x-El evangelio ppal screenokCharlamos con el periodista

José Ignacio López

VER VIDEO


Programas anteriores


 

Dónde ver el Canal Orbe 21:

On line: Canal Orbe 21

Argentina: Cablevisión (digital) Señal 427 / Multicanal (digital) Señal 21 / DirecTv Señal 351 / TeleCentro (digital) Señal 709 / Aire Señal 21 / TeleRed (digital) Señal 22 / Claro TV Señal 524
España: Movistar + Señal 88
Chile: Movistar + Señal 446 / DirecTv Señal 351 / Claro TV Señal 33
Colombia: Movistar + Señal 446 / DirecTv Señal 351 / Claro TV Señal 900
Ecuador: Claro TV Señal 298
El Salvador: Claro TV Señal 430
Guatemala: Claro TV Señal 430
Honduras: Claro TV Señal 430
Nicaragua: Claro TV Señal 430
Paraguay: Claro TV Señal 96
Perú: Movistar + Señal 573 / DirecTv Señal 351 / Claro TV Señal 185
República Dominicana: Claro TV Señal 497

Venezuela: Movistar + Señal 446 / DirecTv Señal 351