Saltar al contenido

Bautizados en el Espíritu

Al día siguiente, Juan vio acercarse a Jesús y dijo: «Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. A él me refería, cuando dije: Después de mí viene un hombre que me precede, porque existía antes que yo. Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua para que él fuera manifestado a Israel».

Y Juan dio este testimonio: «He visto al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y permanecer sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: ‘Aquel sobre el que veas descender el Espíritu y permanecer sobre él, ese es el que bautiza en el Espíritu Santo’. Yo lo he visto y doy testimonio de que él es el Hijo de Dios».

Jn 1, 29-34


Cordero de Dios

Cada vez que celebramos la misa, cuando el sacerdote presenta la hostia consagrada ante los fieles, repetimos esta frase: “Este es el Cordero de Dios”. Un cordero simboliza la inocencia, si hemos visto de cerca un corderito nos conmueve su fragilidad, su ternura, su pureza. Los judíos sacrificaban corderos para ofrecer a Dios algo que fuera puro, algo completamente inocente.

Cuando Dios libera al pueblo cautivo en Egipto los hebreos inmolan por cada familia un cordero y desde entonces la tradición judía atribuye a la sangre del cordero un valor sagrado y salvador. Juan ve en Jesús al verdadero cordero pascual, al verdadero Salvador del pueblo judío, al Mesías.

El Espíritu viene del cielo

Como del cielo vienen el agua y la luz que hacen posible la vida en la tierra, los pueblos primitivos veían en “el cielo” el lugar en el que reside el autor de la vida, Dios. Por otra parte, la palabra “espíritu” quiere decir viento, aire, aliento, simboliza algo que no se puede ver pero que da la vida y la transforma.

Juan ve a Jesús como alguien lleno del “Espíritu que viene del Cielo”, es decir, de una fuerza que viene de Dios y da vida. “He visto al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y permanecer sobre él”. En la Biblia, la paloma también simboliza pureza e inocencia y es utilizada como símbolo de paz y reconciliación. Una paloma con una rama de olivo en el pico es el signo que le indica a Noé que las aguas del diluvio ya se han retirado (Gn 8, 8-12) y por eso hasta hoy es un símbolo de paz.

La fuerza de los símbolos

Para referirse a Jesús Juan utiliza un lenguaje simbólico, es decir, un lenguaje que permite representar ideas y realidades para las cuales las palabras comunes no son suficientes en su significado habitual. Lo que importa no son los animalitos, el cordero o la paloma, sino lo que ellos simbolizan.También en la liturgia la Iglesia nos habla de Jesús a través de símbolos y de esa manera nos permite comprender o intuir mensajes misteriosos y profundos.

Juan intenta transmitir a sus discípulos que en Jesús reside toda la fuerza y la paz de Dios. Ese mensaje llega hoy hasta nosotros y nos invita a abrir nuestros corazones y nuestras cabezas ante el misterio que se oculta y se presenta en Jesús de Nazaret. Son palabras que nos invitan a ir más allá de las palabras, que nos invitan a dejarnos bautizar, empapar, sumergir, “en el Espíritu Santo” que habita en nosotros.


3 comentarios en «Bautizados en el Espíritu»

  1. Hola, permiso:
    Desde «El Si de María» estoy queriendo hacer una devolución a todo lo que viene diciendo Jorge, pero no logro terminar de ordenar mis ideas.
    O, quizás me retraigo para no resultar agresivo (o sea hago un ejercicio de mansedumbre).

    Concentrándome en lo que escribió sobre «El Si», me pregunto:
    ¿Por qué no podemos concentrarnos en observar los milagros de las cosas simples?
    ¿No son un milagro los pájaros por las mañanas en los jardines?
    ¿No es un milagro el funcionamiento de nuestro vehículo, esa complicada y máquina que nos sostiene y nos lleva en este viaje que es nuestra vida? (me refiero a nuestro cuerpo).
    ¿Por qué necesitamos ver fuegos de artificio?

    ¿No será que estamos muy «mal educados» por una cultura «Hollywoodense»?

    Entonces:
    Cuando vemos películas de artes marciales, necesitamos ver personas volando, haciendo proezas «sobrehumanas»
    Cuando vemos peliculas de automóviles, necesitamos ver conductores que arriesgan su vida al extremo en bólidos.
    Y así podría seguir aburriendo con ejemplos.
    No nos conforman las cosas simples, necesitamos rimbombantes fuegos de artificio.
    Yo creo frimemente que estamos muy mal educados por Hollywood, y ahora se me viene a la mente una canción de mi adolescencia que decía. «….. Hollywood está desierta, tengo que volver al sol».

    Cambiando un poco de tema, hay algo que no me cierra cuando se habla de «bautismo».
    Tengo entendido que es un ritual donde se lleva al cuerpo físico a una situación extrema, para lograr infundir en Él una «nueva vida» (¿Un recuperar el aliento después de haber sido sumergido en el Río Jordán acaso?).
    Tengo entendido también, que este tipo de rituales (relacionados con el fakirismo) se venían practicando en la humanidad desde hace siglos.

    Y, yendo al tema de los «sacrificios», debo admitir me provoca rechazo, y coincido con lo que dice al respecto Salvador Freixedo ( aunque el hombre sea un exéntrico…): «que Yhwh es un alien perverso».

    Volviendo al tema de la «Educación Hollywoodense»me pregunto:
    ¿Esta necesidad de ver imágenes rimbombantes y fuegos de artificio no será una excusa para «no comprometernos?
    ¿No será una excusa para permanecer impávidos ante la realidad, mirándola desde afuera? (total… yo no soy sobrehumano, que venga Súperman a actuar aquí)

    Se que voy a sonar agresivo con lo que digo, pero: «Un niño nacido de una Virgen, y un muerto resucitado después de tres días… ¿ No forma parte de esa misma realidad Hollywoodense?»
    ¿Por qué no puede ser El Maestro una persona común como Ud. o como Yo?.

    Bueno, le mando un Abrazo, y disculpe el exabrupto.

    Pd:

    Voy a ser más malo todavía:
    Sería bueno que un día todos nos preguntásemos «quienes son los dueños de Hollywood».

    Otro Abrazo!!!!

    ( y espero que no nos veamos en la hogera)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: