Mujer, ¡qué grande es tu fe!

«No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los perros».

«¡Y sin embargo, Señor, los cachorros comen las migas que caen de la mesa de sus dueños!».

«Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla lo que pides!».

Y en ese momento su hija quedó curada.

Mateo 15, 21-28

ESCUCHAR AUDIO:


Imagen 2-5-20 a las 12.45


 

Deja un comentario