Iglesias cerradas: la trampa de la nostalgia

“Seamos sinceros, hace tiempo que la mayoría de las iglesias se encuentran dolorosamente desiertas, hace tiempo que solo algunas ancianas oran ante el sagrario, hace tiempo que algunos pocos fieles comparten habitualmente la eucaristía”.

LEER MÁS


Imagen 2-5-20 a las 12.45

 


 

3 respuestas a «Iglesias cerradas: la trampa de la nostalgia»

  1. Hola Jorge!!!! No es la primera vez que Ud (como Sacerdote) y Yo (como Apóstata), hablamos de esto, y repito que «admiro su valentía al referirse a estos temas».
    Recién estaba viendo un video del Físico y Músico Jorge Rojo (persona a quien admiro mucho), en donde demostraba que una constante de la naturaleza es «la sincronia en base a la flexibilidad».
    Supongo que quizás debamos aprender eso de la Madre Tierra: «sincronía y flexibilidad».
    En lo referente a «lo espiritual» y hablando en «términos Pitagóricos», creo que de una vez por todas deberíamos pasar del «exoterísmo» al «esoterísmo»; lugar donde el «ritual» solo debería ser reflejo de un trabajo interno.
    (Dice el Kybalión: «como es arriba es abajo, como es adentro es afuera»).
    Solo así se correrá el Velo de Isis.
    De lo contrario, y citando aquí sus palabras, únicamente seguiremos hablando, hablando, y hablando….
    (y en ese lugar, las palabras distancian en vez de unir).
    Reitero lo que le dije en otra oportunidad: «ojalá podamos aprender lo que la naturaleza nos está queriendo enseñar»

    Abrazo Jorge!!!!!

  2. Cuantas verdades en cada renglón y cuanto para reflexionar !!
    Comprender lo profundo que es SENTIR AL SEÑOR en cada una de sus manifestaciones y enseñanzas, conmoviéndonos con ellas y por ellas.
    AFRONTAR que,se ha vuelto difícil de encontrar sinceridad y entrega en los fieles
    .La tibieza de quienes deben trasmitir la Fe ,no alcanza para hacernos comprender LOS MENSAJES QUE DIOS históricamente ha enviado y aun nos envía como esta PRUEBA para que reaccionemos.

  3. Para nada de acuerdo! El hecho de que haya pocos fieles no es culpa del pueblo de Dios, los sacerdotes y obispos tendrían que hacer una autoctítica sobre su pastoreo para explicar eso.
    Tampoco me parece bien que se estigmatice a los fieles por su edad; en tal sentido el término «algunas ancianas» me resulta desafortunado.
    Muchos somos de Comunión diaria, y tenemos derecho a recibir al Señor, con las debidas precauciones obviamente! Muchos estamos muy tristes y deprimidos por esta situación y esperamos respuestas de la jerarquía. Perdón pero expongo mi opinión con todo respeto! Bendiciones!

Deja un comentario