Comprender ahora

Santísima Trinidad – C

Juan 16, 12- 15

Durante la Última Cena, Jesús dijo a sus discípulos: Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora. Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá́ en toda la verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá́ lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo. Él me glorificará, porque recibirá́ de lo mío y se lo anunciará a ustedes. Todo lo que es del Padre es mío. Por eso les digo: ‘Recibirá́ de lo mío y se lo anunciará a ustedes’.


A muchos de nosotros nos enseñaron que la Santísima Trinidad es un misterio, y con esa palabra (misterio) se hacía referencia a algo incomprensible, un secreto al que no se puede acceder. Pero la conclusión a la que se llega en aquellos catecismos que parecen destinados a simplificar las cosas no es solamente que Dios es algo inaccesible, además, sin mencionarla, hay escondida otra afirmación: cuando no se entiende hay que sumergirse en complejos laberintos filosóficos o aceptar en silencio.

Jesús no habla así. Él dice: “Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora”. Aquí lo que está implícito, lo que queda claro, justamente porque ni se discute y se da por evidente, es lo contrario de lo que se decía en la clase de catequesis. Detrás de esa frase “ustedes no las pueden comprender ahora” se está diciendo que más adelante sí será posible. 

No es lo mismo hablar de la Trinidad afirmando que Dios es un misterio incomprensible, que diciendo: “Dios es comunión, es amor. En la vida, poco a poco, se puede ir descubriendo todo lo que eso significa.”

El Señor dice a sus discípulos que el “Espíritu de la Verdad los conducirá a toda la verdad”, a toda la verdad de lo que enseñaba Jesús y que ellos en ese momento no podían entender. ¿Y cómo hará eso el Espíritu? “Les anunciará lo que irá sucediendo”, es decir: les irá haciendo comprender lo que están viviendo. En la misma vida irán comprendiendo que Dios es amor. Eso se aprende amando. 

Jesús no intenta hacernos comprender que Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo combinando conceptos filosóficos. Pero en sus palabras queda claro que Dios no es alguien poderoso perdido en una infinita soledad sino que Dios es comunión, comunidad, amor. Es a lo largo de la vida que el Espíritu nos va conduciendo hacia la verdad plena. Hace falta tiempo, luchas, alegrías, dolores. Hace falta amar y ser amado.

Dios es un misterio que no podemos “comprender ahora”, pero eso no lo hace inaccesible, lo iremos descubriendo en la medida que seamos capaces de amar.

Autor: jorgeoesterheld

Homilías, escritos y reflexiones

Un comentario en “Comprender ahora”

  1. Aceptábamos en silencio …el MISTERIO de la Trinidad casi como una obligación de Fe casi sin entender ESTO que el Padre Jorge nos explica tan bien enseñándonos la real y significativa comprensión de las palabras del Señor

Deja un comentario