Para ser el más grande

Domingo XXV

Mc. 9,30-37

lavatorioJesús atravesaba la Galilea junto con sus discípulos y no quería que nadie lo supiera, porque enseñaba y les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo matarán y tres días después de su muerte, resucitará». Pero los discípulos no comprendían esto y temían hacerle preguntas.

Llegaron a Cafarnaún y, una vez que estuvieron en la casa, les preguntó: «¿De qué hablaban en el camino?». Ellos callaban, porque habían estado discutiendo sobre quién era el más grande.

Entonces, sentándose, llamó a los Doce y les dijo: «El que quiere ser el primero, debe hacerse el último de todos y el servidor de todos». Después, tomando a un niño, lo puso en medio de ellos y, abrazándolo, les dijo: «El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí, y el que me recibe, no es a mí al que recibe, sino a aquel que me ha enviado».

Jesús recorre Galilea con sus discípulos, pero no quiere que se conozca su presencia. La causa de esa necesidad de pasar inadvertido es sorprendente: se debe a que el Señor les decía a sus discípulos que lo iban a matar y que tres días después resucitaría. El clima de misterio se refuerza con la actitud de sus seguidores que “no comprendían esto y temían hacerle preguntas”.

Aquel grupo habitualmente estaba rodeado de personas que querían ver al Maestro y que procuraban acercarse en busca de algún milagro, pero ahora se presenta solitario y escondiéndose, huye de los encuentros masivos y evita llamar la atención. Las palabras de Jesús, más que una catequesis sobre el sentido de su muerte y resurrección parecen una advertencia sobre el peligro que los rodea. El Señor los prepara para ese final que está intuyendo próximo y ellos no terminan de comprender lo que ocurre.

Ya en la casa, en un lugar más seguro, les pregunta sobre lo que discutían en el camino y entonces, nuevamente, queda de manifiesto el abismo que separaba al Maestro de los discípulos: mientras Jesús estaba hablando de su muerte ellos se peleaban “sobre quién era el más grande”. El contraste es patético y deja en evidencia la pobre respuesta de aquellos seguidores del Maestro que no entendían sus enseñanzas.

Puede sorprender que el autor del Evangelio exprese con tanta claridad esa torpeza y que no intente disimularla de alguna manera; pero lo que pasa es que para las primeras comunidades era importante presentar a los Apóstoles como personas frágiles y al Maestro como quien hacía todo bien. A diferencia de lo que sucede en nuestro tiempo ellos no estaban pendientes de “la imagen de la Iglesia”. Querían mostrar como era Jesús y subrayar la diferencia que había entre él y cualquier otra persona.

La escena culmina cuando el Señor abraza a un niño y dice “el que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí”. Marcos destaca este gesto porque se trataba de algo extraño, en esa época los niños no ocupaban ningún sitio en la sociedad y no se les permitía acercarse a los mayores. Jesús les señala a quienes se peleaban por los primeros lugares que recibir a un niño (a alguien que no cuenta, que no tiene importancia) es como recibirlo a él mismo.

El mensaje está claro: poner la atención en los que ocupan un lugar destacado, (incluso estar inquietos por “la imagen de la Iglesia”, que es una manera de buscar los primeros puestos en la sociedad), no es el camino señalado para quien quiera ser “el más grande”; por el contrario, de lo que se trata es de abrazar a quienes no importan, a quienes no tienen lugar. Es posible que, si comparamos esta enseñanza de Jesús con nuestras actitudes de todos los días, seamos nosotros los que quedemos en silencio y con temor de “hacerle preguntas”.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s