Un lugar solitario para descansar

DOMINGO XVI

Marcos 6,30-34

discipulos

“Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y lo que habían enseñado. Él, entonces, les dice: «Vengan también ustedes, a un lugar solitario, para descansar un poco.» Pues los que iban y venían eran muchos, y no les quedaba tiempo ni para comer. Y se fueron en la barca, aparte, a un lugar solitario. Pero los vieron marcharse y muchos cayeron en cuenta; y fueron allá corriendo, a pie, de todas las ciudades y llegaron antes que ellos. Y al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos, pues estaban como ovejas que no tienen pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas.”

Después de varios días, se encuentran con Jesús y se apresuran a contarle “todo lo que habían hecho y enseñado”. La escena que nos narra Marcos transmite familiaridad y cercanía. Contar lo que hicieron brota como algo natural, es lo que siempre se hace cuando se han vivido experiencias importantes. Al menos, lo que se hace cuando entre las personas hay confianza. Es una de las formas de expresar el afecto y la amistad: contar lo que vivimos. Contar con el entusiasmo que se cuenta un cuento. Narrar lo que vivieron, tal como lo tienen en la memoria, seguramente con algún desorden y corrigiéndose los unos a los otros. No sabían entonces que sus vidas se convertirían con el tiempo en eso, en contar lo que habían vivido junto al Maestro.

La cercanía y la confianza también están presentes en la actitud de Jesús. Los invita a estar con él en un lugar solitario para descansar un poco. Es fácil imaginar el ambiente de alegría, necesitaban ese descanso, pero especialmente necesitaban estar con Jesús. Había en él algo que los serenaba y les daba seguridad en medio de esa tarea de predicadores del Reino que, casi de un día para el otro, sorpresivamente, se encontraban realizando sin saber muy bien cómo hacerla ni hacia dónde conducía.

Pero la paz duró poco. La gente llegó antes que ellos a ese “lugar solitario”. Con naturalidad el Señor se adapta a la nueva situación y de esa manera los discípulos reciben una nueva enseñanza: para seguir a Jesús hay que tener el corazón abierto a las sorpresas y a los cambios de planes. Jesús dejó de ser, nuevamente, alguien que se ocupaba solo de ellos y lo vieron conmoverse hasta las entrañas, y pudieron ver también que con cariño se ponía a enseñarles a aquellas personas, pues estaban desorientadas, confusas, sin saber a dónde ir. Como tantos de nosotros, que hoy miramos desde lejos la escena gracias al relato evangélico. Los discípulos no podían imaginar aquel día hasta qué extremo iban a tener que experimentar esas separaciones del Maestro.

Seguramente, ya resignados a tener que compartir con esa multitud al Señor que los había invitado a descansar, se sentaron también ellos a escucharlo. Poco a poco las palabras del Nazareno fueron empapando el ambiente, y las almas, con aquel lenguaje nuevo que hablaba del amor especial de Dios por cada uno de los que allí escuchaban y de la cercanía del Reino que ya estaba presente. También lentamente, los Apóstoles iban aprendiendo que ese al que seguían, y por el que darían la vida, no les pertenecía solo a ellos, que era de todos, especialmente de aquellos que no sabían qué hacer con sus vidas.


10 comentarios en “Un lugar solitario para descansar

      1. Magdalena Guerra

        Ruego al Señor que lo siga bendiciendo y podamos encontrarlo en los medios para aclarar y reforzar nuestra FE como cuando era nuestro querido Cura Párroco

        Me gusta

      2. Magdalena Guerra

        Una gran alegría volver a encontrarlo y saber que nuestros ruegos llegan al Señor…para que nos siga guiando en la Fe
        Con mi gratitud y admiración de siempre

        Me gusta

  1. Excelente sus comentarios. Pbro Jorge Oesterheld; lo conocí en el colegio San Juan El Precursor hace ya unos cuantos años, en ocasión de celebrarse una fiesta de exalumnos. Me desempeñe en ese colegio, conocí personalmente al Pbro. Jorge Castagnet, quien me contrató como docente en 1980, y con el tiempo llegué a ser el director del nivel primario desde 1999 hasta el 2011, después ocupé el cargo de asesor hasta que me jubilé en el 2016. Lo sigo en las redes ya que sus aportes a nuestra fe siempre las consideré muy valiosas. Le saludo afectuasamente y le pido a Nuestro Señor y a su Santa Madre; La Virgen María que lo bendigan e iluminen en esta labor en las redes sociales.

    Me gusta

  2. ESTHER

    Que lindas sus homilias P Jorge yo lo escuchaba siempre en SANTA MONICA
    done caso a mi hija Celia y que fallecio muy joven y Ud. Estubo siempre a nuestro lado y le dio el ultimo adios!!!!!!!GRACIAS PADRE Y FUERZA

    Me gusta

  3. Querido Padre Jorge, doy gracias a Dios, por haberlo cruzado en mi camino…

    “Contar lo que hicieron brota como algo natural, es lo que siempre se hace cuando se han vivido experiencias importantes. Al menos, lo que se hace cuando entre las personas hay confianza. Es una de las formas de expresar el afecto y la amistad: contar lo que vivimos. Contar con el entusiasmo que se cuenta un cuento. Narrar lo que vivieron, tal como lo tienen en la memoria, seguramente con algún desorden y corrigiéndose los unos a los otros.”

    Quiera Nuestro Señor que podamos volver a encontrarnos, es una alegría poder leer tus homilías, y tratar de crecer un poquito con ella. Un fuerte abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s