En medio de ustedes hay alguien

ArcabasJesús

Adviento ciclo B III domingo 17 -12 -17

Evangelio según san Juan 1, 6-8. 19-28

Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. Él no era la luz, sino el testigo de la luz.

Este es el testimonio que dio Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén, para preguntarle: «¿Quién eres tú?».

Él confesó y no lo ocultó, sino que dijo claramente: «Yo no soy el Mesías». «¿Quién eres, entonces?», le preguntaron: «¿Eres Elías?». Juan dijo: «No». «¿Eres el Profeta?». «Tampoco», respondió.

Ellos insistieron: «¿Quién eres, para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo?». Y él les dijo:
«Yo soy una voz que grita en el desierto:
Allanen el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías».

Algunos de los enviados eran fariseos, y volvieron a preguntarle: «¿Por qué bautizas, entonces, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?».

Juan respondió: «Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay alguien al que ustedes no conocen: él viene después de mí, y yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia».

Todo esto sucedió en Betania, al otro lado del Jordán, donde Juan bautizaba.

En medio de ustedes hay alguien

En el Adviento estamos esperando a alguien que ya está entre nosotros. Parece un juego de palabras: “el Señor que viene” no viene de lejos, en realidad ya está. Ya está pero viene.

Por eso el Adviento es un tiempo para recordarnos esa cercanía que es a la vez distancia. Dios está entre nosotros, más cerca nuestro que nosotros mismos, si no lo vemos es porque no somos capaces de verlo, no porque no esté.

Por eso se trata de aprender a mirar. Dios está cerca, pero no está en el aire, está en las personas y los acontecimientos que nos rodean. Se trata entonces de aprender a mirar a las personas ¿qué vemos en ellas? En primer lugar a nosotros mismos ¿qué vemos?; en quienes están cerca nuestro ¿qué vemos?; qué vemos en cada uno de los que se cruzan en nuestro camino de la vida, ¿cómo los miramos?

Aprender a mirar lo que pasa en la vida cotidiana. Los días no son una sucesión de “cosas que pasan”; todo ocurre por algo, detrás de cada suceso feliz o doloroso se esconde un mensaje, una presencia. “Alguien que está en medio nuestro” nos está invitando a una respuesta, es un diálogo sin palabras, los hechos esperan nuestra respuesta en gestos y actitudes.

Viktor Frankl dice: “El hombre no debería preguntar cuál es el sentido de la vida, sino comprender que es a él a quien se le pregunta”. Quizás no se trata de preguntarnos “¿dónde está Dios?” Sino de comprender que es a nosotros a quienes “alguien que está en medio nuestro” nos pregunta: ¿Dónde está tu Dios?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s