Estar atentos

20580398570_3cec19773f_m

Lectura del santo evangelio según san Marcos 13, 33-37

En aquel tiempo, dijo Jesús sus discípulos:

—«Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento.

Es igual que un hombre que se fue de viaje y dejó su casa, y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara.

Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer; no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos.

Lo que os digo a vosotros lo digo a todos: ¡Velad!».

Palabra del Señor.

Para la reflexión:

Hay que estar atentos, no sabemos ni el día ni la hora. El Señor puede llegar en cualquier momento.

¿Qué quieren decir estas advertencias? ¿Acaso Jesús quiere asustarnos? En muchas ocasiones el Señor nos dice que no tenemos que tener miedo así que habría que descartar esa interpretación. Nos está invitando a no vivir distraídamente, a no ser superficiales. Nos está advirtiendo: él está cerca, él llega en cualquier momento, si no estamos atentos podemos perdernos ese encuentro con él. No es una amenaza, es una manera de recordarnos su cercanía, “cualquier momento” puede ser el momento del encuentro. Dios no está lejos, está siempre viniendo, buscando encontrarnos, queriendo encontrarnos.

Si no nos encontramos con él es porque nosotros estamos distraídos, no porque él no esté cerca.

¿Dónde estás? Esa es la primera pregunta que dirige Dios al hombre en la Biblia. El hombre y la mujer se han escondido, tienen vergüenza, han descubierto que están desnudos. Dios sale a su encuentro ¿“dónde estás”? Son ellos los que no pueden salir al encuentro, tienen miedo.

Si estamos atentos vamos a darnos cuenta de que a cada momento el Señor nos repite la pregunta ¿dónde estás? No es la pregunta de un guardián que nos vigila, es la pregunta del que ama y quiere saber si estamos cerca.

El tiempo de adviento es el tiempo de la espera del Señor que viene. En cada Navidad, en cada momento. Es el tiempo para no estar distraídos sino atentos; es el tiempo para no esconderse, para no tener vergüenza.

El que nos busca sabe quienes somos, lo sabe mejor que nosotros mismos, y nos ama.

Adviento ciclo B – I domingo  3 -12 -17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s