Pandemia, misas y video

«La pandemia ha cambiado el mundo tal como lo conocíamos y, como no podía ser de otra manera, ha cambiado la Iglesia. Nos cuesta aceptarlo. ¿Será así? Todo indica que sí, que es así, aunque para muchos ese cambio tan radical sea discutible».

LEER MÁS


Imagen 2-5-20 a las 12.45


La fe después del optimismo

«Estos dolorosos días exigen ser muy claros y valientes especialmente para rechazar el ‘optimismo religioso’. Con él se pretende desplazar la fe en Dios nuestro Padre hacia fáciles respuestas ‘devotas’ que no se encuentran en ninguna palabra del Evangelio»

LEER MÁS


Imagen 2-5-20 a las 12.45


El trigo y la cizaña, en tiempos de pandemia

MATEO 13,24-30

lecciones-de-las-parabolas-el-trigo-y-la-cizana«El Reino de los Cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo;  pero mientras todos dormían vino su enemigo, sembró cizaña en medio del trigo y se fue. Cuando creció el trigo y aparecieron las espigas, también apareció la cizaña. Los peones fueron a ver entonces al propietario y le dijeron: “Señor, ¿no habías sembrado buena semilla en tu campo? ¿Cómo es que ahora hay cizaña en él?”. Él les respondió: “Esto lo ha hecho algún enemigo”. Los peones replicaron: “¿Quieres que vayamos a arrancarla?”. “No, les dijo el dueño, porque al arrancar la cizaña, corren el peligro de arrancar también el trigo. Dejen que crezcan juntos hasta la cosecha, y entonces diré a los cosechadores: Arranquen primero la cizaña y átenla en manojos para quemarla, y luego recojan el trigo en mi granero”


La parábola «del trigo y la cizaña» nos recuerda que Dios hizo las cosas bien, que la creación es “buena”. Lo afirma la Biblia desde el primer capítulo del Génesis en el que se repite una y otra vez: “y vio Dios que era bueno”, y que finaliza con la expresión: “Dios miró todo lo que había hecho y vio que era muy bueno.” (Gn. 1)

No se está diciendo que a Dios “le gustó” lo que había hecho porque estéticamente estaba bien. Se quiere señalar otra cosa: que era exactamente lo que él quería hacer. Ese calificativo “bueno” no se refiere tampoco a algo moral (lo opuesto a malo) sino que expresa que lo creado era lo que Dios quería crear.

Es una expresión que expresa algo semejante a la satisfacción del artista al terminar lo que se propuso; se refiere a ese momento en el que la obra está concluida porque ya es lo que se quería que fuera. Podemos imaginar a un pintor en el momento de terminar su cuadro; o al escritor al poner el punto final de su obra; o al ama de casa en el momento de terminar de preparar un rico postre. Ese “vio que era bueno” indica que la creación es lo que Dios quiso crear.

¿Por qué esta insistencia en afirmar la bondad de la creación? Esas palabras se dirigen a personas que vivían en la precariedad del desierto, a la intemperie, de guerra en guerra y de catástrofe en catástrofe, que fácilmente podían caer en la tentación de pensar que “el mundo era malo”. A personas como nosotros.

Lo que les importa a los autores del Génesis es señalar que, a pesar del mal que hay en el mundo, se debe recordar que Dios hizo todo bien, que es Él el que conduce la creación y la vida de cada uno de nosotros. La actitud ante el mal no es el miedo, sino la confianza. La insistencia en que todo ha salido de las manos de Dios y que la creación es buena nos indica que la actitud primera debe ser confiar en el Creador; después, aunque sea sólo un segundo después, se trata de enfrentar el dolor y el sufrimiento.

Dios ahora nos está creando y diciendo: “Es muy bueno”. Por eso podemos mirar lo que vivimos y decir: “todo lo que hizo Dios es bueno”, o mirar nuestro corazón y repetir: “es bueno”. Es completamente distinto partir de la certeza de que este mundo es bueno y que tenemos mucho trabajo por delante, que pensar que es malo. Si la creación no fuera “buena”, deberíamos pensar que Dios nos ha puesto una trampa.

Nuestro trabajo no se parece al del pintor de cuadros, sino al de quien  restaura una pintura dañada. No tenemos que hacer buena la creación sino redescubrir lo buena que es. No tenemos que inventar el bien sino arrancar, despegar, quitar el mal.

La actitud ante el mal no es el miedo, sino la confianza. Ya llegará el momento en el que Dios dirá: Arranquen primero la cizaña y átenla en manojos para quemarla, y luego recojan el trigo en mi granero”



 

El sembrador

«El sembrador salió a sembrar. Al esparcir las semillas, algunas cayeron al borde del camino y los pájaros las comieron.Otras cayeron en terreno pedregoso, donde no había mucha tierra, y brotaron en seguida, porque la tierra era poco profunda; pero cuando salió el sol, se quemaron y, por falta de raíz, se secaron. Otras cayeron entre espinas, y estas, al crecer, las ahogaron. Otras cayeron en tierra buena y dieron fruto: unas cien, otras sesenta, otras treinta.

¡El que tenga oídos, que oiga!»

Mt. 13, 1-23

ESCUCHAR AUDIO:


Imagen 2-5-20 a las 12.45