Sinceramente, ¿queremos anunciar el Evangelio?

“En muchas ocasiones hemos pasado de una actitud que, de diferentes maneras, reclamaba cierta participación en los sacramentos y hasta amenazaba con la condenación eterna cuando la respuesta no era positiva, a esta nueva manera de convivir con naturalidad con quienes no demuestran ningún interés por nuestra manera de vivir la fe”

LEER MÁS